Una novela de Adolfo Córdova ilustrada por Carmen Segovia

Supe que estaba enamorado porque empecé a escribir.

Ana, Ana, Ana.

En una esquina del pizarrón, chiquitito, Ana. Con tinta azul, en mi mano sudada, Ana. En la corteza de un árbol, con la navaja de mi papá, Ana.

Ana fosforescente, Ana con acuarelas, Ana con lápiz para borrarla y escribirla y borrarla y escribirla y borrarla y escribir Ana otra vez. 

Otra vez: Ana, de colores, en la servilleta, en el periódico, en el cartón de pizza: Ana deslizándose con sus tres letras en cualquier superficie. 

¿Y si Ana me diera un beso? ¿Y si yo besara a Ana?

En la pared detrás del librero, Ana. Con marcador en mi almohada, Ana. En una pata de la mesa de la cocina, Ana.

Pero Ana no tenía idea de quién era yo.

Sinopsis:

A Julián le pasó eso fantástico que los adultos no te dicen nunca que te pasará (¡tramposos!). La mejor parte de crecer: eso que te entra como un tren por las orejas y te va recorriendo todas las vías del cuerpo y hace un escándalo: ¡enamorarse! ¿Maripositas en el estómago? Ni una sola, al menos eso no es lo que le pasa a Julián cuando ve a Ana, quien es un año más grande y ni siquiera sabe que él existe. Hacerse amigos es lo de menos, Julián quiere darle un beso, quiere que sea su novia. Descubre si su plan lleno de cuentos la conquista. Tal vez te dé ideas si ya has sentido aletear eso que Julián llama las pirañas-cuervo, que en nada se parecen a las famosas maripositas en el estómago.

PNDA_pag_58-59_baja

El autor

Adolfo Córdova

Todo empezó cuando Adolfo llegó al mundo o tal vez antes: las primeras historias que lo inspiraron fueron los arrullos; luego lo maravillaron los cuentos que inventaba su padre y le contaba antes de dormir o las historias que improvisaba su madre cuando iban de excursión. 

Para la niña detrás del árbol está basado en muchos momentos de la infancia de Adolfo, de la de su sobrino y de su vida adulta al lado de otra Ana.

Además de leer y escribir —que son su trabajo y pasatiempo—, le encanta andar en bici y explorar selvas. Adolfo es maestro en Libros y literatura infantil y juvenil por la Universidad Autónoma de Barcelona. Ha sido becario del FONCA y de las Naciones Unidas. Colabora con el periódico Reforma y la Biblioteca Vasconcelos. En 2015 ganó el Premio Nacional de Cuento Infantil Juan de la Cabada del Instituto Nacional de Bellas Artes. 

Tiene un blog de periodismo especializado en libros para niños y jóvenes: http://www.linternasybosques.com

La ilustradora

Carmen Segovia

El libro que Carmen recuerda con más cariño de su infancia es Las brujas, de Roald Dahl, el mismo autor que escribió grandes clásicos como Charlie y la fábrica de chocolate y Matilda (sí, los mismos que seguramente viste en su versión cinematográfica). También recuerda Siempre hemos vivido en el castillo, de Shirley Jackson, pues Merricat, una niña muy inteligente, singular y hasta cruel, es su personaje preferido.

Esta es su página: http://www.carmensegovia.net

Para la niña detrás del árbol portada final

Nominado a Los mejores libros para niños y jóvenes 2016 del Banco del Libro.

Seleccionado en la GUía de libros recomendados 2017 de IBBY México.

LIBRO RECOMENDADO EN EL PREMIO FUNDACIÓN CUATROGATOS 2017 

  

CONTACTO:

Adolfo Córdova: adolfo.cordova@gmail.com. Facebook: Linternasybosques  Twitter: linternabosque

Carmen Segovia: carmen@carmensegovia.net

Prensa Pearson: mariana.alfaro@pearson.com 

Anuncios

TEST ¿Estás enamorado?

Click aquí para contestar el test y descubrir si estás o no enamorado o enamorada.

Luego de contestar el test, revisa aquí los resultados:

SOLUCIÓN

Cuenta cuántas respuestas “1” y “2” tienes. Y…

  1. a) Si tienes 6 o más: ¡Felicidades, estás enamorado! Sé que a veces la pasas muy bien, hablando con él o ella, viéndola o viéndolo y soñando que son novios. Otras veces sé que sudas, te caes, repruebas el examen y es imposible calmar a las feroces pirañas-cuervo de tu panza, pero ¡pon manos a la obra! Corre y escríbele un libro de cuentos o aprende a tocar la guitarra y hazle una canción o hazle una historieta. Platica más con él y ella y fíjate si se ríen de las mismas cosas. Un día, puedes, simplemente acercarte y decirle que te gusta mucho estar con ella o él y que te gustaría que fueran novios. ¡Suerte!

 

Cuenta cuántas respuestas “3” y “4” tienes. Y…

  1. b) Si tienes 6 o más: Tal vez solo te gusta un poco pero preferirías saber cómo pasar de nivel en tu videojuego favorito o que llegue el fin de semana para ir al cine. Es normal jugar a dar florecitas y escribir cartitas cuando alguien te gusta, pero puede ser que todavía no sepas verdaderamente lo que se siente estar enamorado. Ya llegará. Por lo pronto puedes regalarle algún muñeco de peluche usado de tu hermana mayor a la niña o niño que te llama la atención.

 

Cuenta cuántas respuestas “5” tienes. Y…

  1. c) Si tienes 6 o más: ¿Eh?: No sabes de qué hablo. Elegiste las respuestas alternativas. Bueno, algunos te dirían que “es mejor así”, otros que “no sabes de lo que te pierdes”, mi abuelita: “todo a su momento”. Pero en definitiva todavía no te tomas en serio el amor y tienes buen sentido del humor. Te recomiendo ver videos de caídas graciosas en Youtube y ahorrar tus domingos.